Mi hij@ tiene ansiedad… ¿Qué hago?

Mi hij@ tiene ansiedad… ¿Qué hago?

A los niños y adolescentes les cuesta trabajo reconocer la ansiedad ya que podrían pensar que algo está “mal” con ellos. Los niños se enfocan en los síntomas físicos de la ansiedad (por ejemplo, dolores estomacales). Los adolescentes podrían decir que son: raros, débiles, fuera de control o ¡que se están volviendo locos! Estos pensamientos impactan directamente en sus emociones. Por lo tanto, el primer paso es enseñarle a tu hij@ acerca de la ansiedad y cómo reconocerla. La auto conciencia es esencial!

Mito: Sí le hablo de la ansiedad, se sentirá más ansioso y preocupado.
Realidad: Proporcionar información concisa sobre la ansiedad puede reducir la confusión y vergüenza. Explícale que la ansiedad es una experiencia común y normal y, ¡puede ser manejada con éxito! Ya que tu hij@ lo entienda, ella o el tendrá motivación para hacer su vida más fácil.

¿Cómo le hago?

Existen tres pasos para introducir el tema de la ansiedad con tu hij@:
1.- Motívalo a que hable sobre sus miedos y preocupaciones.
2.- Enséñale sobre la ansiedad.
3.- Ayúdalo a que reconozca la ansiedad.

Paso 1: Motivarlo a que hable sobre sus miedos y preocupaciones.

• Empieza describiendo una situación reciente en la que hayas observado señales de ansiedad en tu hij@. “Cuando María vino a la casa, estabas muy callado y te quedaste sentado. Parecía que estabas nervioso por el hecho de que había una visita en casa. ¿Que piensas sobre esto?
• Platica con tu hij@ de situaciones que te daban miedo a su edad (especialmente si compartes algunas de ellas), y pregúntale si él o ella tiene preocupaciones o temores similares. Puedes usar un ejemplo, como: “conozco niños que tienen miedo de ______________________, ¿a ti también te pasa? Ser específico puede ayudar.
• Cuando exprese ansiedad o miedo, valida la emoción, diciéndole que le crees y que está bien si se sienta así. Demuestra aceptación… Sí muestras calma, también se sentirá calmad@!

Paso 2: Enséñale sobre la ansiedad

Cuatro puntos importantes de comunicarle a tu hij@:
1.- La ansiedad es normal.
Todo el mundo experimenta ansiedad, al menos una vez en su vida. Por ejemplo, es normal sentirse ansioso al subirse a una montaña rusa, o antes de un examen. A los adolescentes, les sirve saber cifras, por ejemplo: “¿sabías que uno de cada siete adolescentes menores de 18 años van a sufrir ansiedad al menos una vez en su vida?
2.- La ansiedad no es peligrosa.
Aunque la ansiedad se pueda sentir incómoda, no dura mucho, es temporal y, ¡eventualmente va a disminuir!
3.- La ansiedad es adaptativa.
La ansiedad nos ayuda a estar listos ante un peligro real o para actuar de la mejor manera (prepararnos para una declamación o un juego importante). Cuando experimentamos ansiedad, nos dispara respuestas de “ataque-huida” para preparar nuestro cuerpo a defenderse. Al instante nuestro corazón palpita rápido, bombeando la sangre hacia los músculos para tener energía y huir del peligro. Sin la ansiedad, ¡los humanos no hubiéramos sobrevivido de las demás especies!
4.- La ansiedad puede volverse un problema.
La ansiedad puede volverse un problema cuando nuestro cuerpo reacciona ante un peligro aparente (no real).
Explícale a tu hij@ que la ansiedad tiene tres componentes: pensamientos (lo que nos decimos a nosotros mismos), reacciones físicas (respuestas del cuerpo) y conducta (las acciones).

Paso 3: ayúdalo a reconocer la ansiedad

Para niños más pequeños, puedes utilizar la técnica de “detectives” para investigar sobre los factores de ansiedad. Cómo detectives, encuentra ejemplos de cómo está experimentando la ansiedad en cada componente (sensaciones físicas, pensamientos ansiosos y acciones).
Detectives: reconocer sensaciones físicas
Para ayudarlo a reconocer los síntomas del cuerpo, pueden dibujar un cuerpo humano y que identifique en que parte siente la ansiedad. Recuerda que es un trabajo colaborativo y puedes ayudarlo con ejemplos tuyos: “yo siento mariposas en mi estómago y me mareo, ¿tú que sientes?”.

Ya que tu hijo domine estos tres pasos será capaz de reconocer y entender la ansiedad, tu hij@ estará mejor preparad@ para la siguiente fase: ¡aprender a manejar la ansiedad!

Paty López
Psicóloga infantil y adolescente

Contacto o citas: patricia@ludik.mx

Related posts

Leave a Reply