La higiene y los niños

La higiene y los niños

Nadie quiere que un niño huela feo en el salón de clases, pero para convencerlos de cepillarse los dientes o lavarse las manos puede ser una batalla constante. Para un niño, la higiene es igual a confusión. ¿Remojar? ¿Repetir? ¿Cuál es el punto?

Los niños son expertos en ensuciarse, ya sea del lodo con el que estuvieron jugando o con la salsa de los macarrones durante la comida. Afortunadamente, este es el tiempo ideal para enseñarles una rutina de higiene. Recuerda que los niños no aprenden de un día para otro, será importante crear un plan de acción para promover buenos hábitos en su vida diaria y, después lo harán solos sin la supervisión de un adulto.

Hay maneras para motivar que tu hijo adquiera hábitos de higiene:

1.- Empieza con lo básico
Lavarse las manos es de las prácticas higiénicas más importantes. Lo básico es lavárselas varias veces al día, sobretodo, antes de ingerir cualquier alimento o después de ir al baño, usando jabón y agua, en el tiempo esperado (20 segundos) y enjuagar bien. Es recomendable usar agua y jabón, ya que los líquidos anti bacteriales no eliminan todo tipo de gérmenes y no son tan efectivos para limpiar la suciedad. Para motivarlos durante el lavado de manos, podrían cantar una canción o tener jabones en forma de animales o con colores llamativos, seguro les encantará!
Al terminar, ¡felicítalo y sonríe por su esfuerzo! Es importante recompensarlo, reconocerlo y trabajar en equipo.

2.- Que sea divertido
Mientras se baña, puedes ponerle música, burbujas o hacer concursos de peinados chistosos con la espuma. También, lavándose los dientes pueden bailar o hacer movimientos. ¿Quién dijo que la higiene es aburrida?

3.- Se un ejemplo
El ejemplo que viven los niños día con día realmente deja huella en su conducta y actitud.
Permite que tu hijo observe mientras realizas tus rutinas de higiene. Invítalo al baño mientras te lavas los dientes, te pones las cremas de noche o te cepillas el cabello. Antes de comer, recuerda en voz alta que debes lavarte las manos. Es muy importante enseñar con el ejemplo, los padres son su modelo a seguir y te imitaran mediante la observación. Bien dice el dicho que las palabras convencen, pero el ejemplo arrastra.

4.- Explícale la importancia de la higiene
Los niños pueden comprender que la higiene previene enfermedades. Además, explicarle que la limpieza promueve su salud y bienestar emocional. Recuerda que la presentación física y el cuidado personal fortalecen su autoestima.

5.- Utiliza recursos electrónicos o visuales
Para enseñarles puedes utilizar aplicaciones electrónicas. Existen muchos cuentos y vídeos con el tema. Relájate y permite que el personaje de su caricatura favorita le enseñe la importancia de la limpieza en su salud y bienestar.

6.- Cómprale un objeto atractivo
Puedes comprar el cepillo de dientes del personaje de su caricatura o película favorita. También, pueden ir juntos al supermercado y permite que escoja la pasta de dientes con su sabor preferido.

7.- Hazlo parte de una rutina
Recuerda que los niños se sienten más seguros en un ambiente estructurado. Realiza una rutina coherente, clara y con objetivos bien trazados. Por ejemplo, incorpora el cepillarse el cabello, lavarse los dientes y la cara en su rutina de la mañana. Asimismo, que el tiempo de bañar sea antes de leerle un cuento para irse a dormir a su cama. Si lo realizan diario, se les hará normal en su vida cotidiana, incluso, te podrían sorprender cuando te recuerden o sugieran lavarse las manos antes de comer por que se te había olvidado por completo!

Patricia López
Psicóloga infantil y adolescente

Para citas o dudas escríbeme a patricia@ludik.mx

Related posts

Leave a Reply